Claman las mujeres en su día fin de la violencia machista en el mundo

Mujeres de todo el mundo, convocadas por organizaciones sociales, partidos y sindicatos de más de un centenar de países, reivindican hoy la igualdad frente a los hombres con caceroladas, manifestaciones, huelgas y otros actos que han convertido este 8 de marzo en una jornada en histórica.

Miles marcharon por la capital mexicana en señal de protesta para poner fin a muchos déficits. En unos casos, la brecha salarial: en México el 53% de los titulados universitarios son mujeres, pero los hombres ganan casi un 17% más. En otros, el reconocimiento al trabajo doméstico, silenciado y precario. Y en otros, una legislación que no les impida frenar su carrera tras el nacimiento de un hijo.

Pero, sobre todos los gritos, uno repetido una y mil veces: el fin de la violencia machista que hacen de América Latina la región más feminicida del mundo.

Las mexicanas exigieron ser libres y no valientes en país donde viajar en transporte público es tarea de riesgo y a diario se producen siete asesinatos de mujeres, dos de ellos por el hecho de ser mujer. Según ONU mujeres, solo en 2016, se registraron 2.746 feminicidios en el país y más de 23.800 en la última década.

Casi un 40% de las mujeres no llegará a los 17 años sin que algún hombre haya intentado violentarlas sexualmente.

En México cada día se denuncian 80 delitos sexuales en alguna agencia del Ministerio Público del país y el 911, el teléfono de emergencias, recibe casi 300 llamadas diarias relacionadas con incidentes de violencia contra la mujer, según Seguridad Pública (SESNSP).

A estas cifras hay que añadir que el 94% de las mujeres no denuncia las agresiones sexuales porque ni siquiera hay fiscales especializados o policías capaces de atender con una mínima sensibilidad las denuncias.

“La mujer mexicana es más chambeadora que el hombre pero no podemos liberarnos o salir de casa sin miedo ni ejercer nuestros derechos. En las mujeres organizadas está la capacidad de cambiar y modificar las injusticias”, dijo Gabina Martínez, de 73 años, con un machete en la mano, símbolo de la lucha campesina (hoy femenina).

Estas movilizaciones suponen "la mayor revolución feminista desde la petición del derecho al voto de las sufragistas hace cien años", según dijo a Efe la italiana Asia Argento, una de las abanderadas del movimiento "#MeToo" contra los abusos sexuales al hablar de este 8 de marzo.

Y es que mujeres de países tan distantes como Indonesia, Corea del Sur, Japón o España han salido a las calles en una movilización sin precedentes para expresar el cansancio de un colectivo que no aprecia avances en la lucha contra el machismo, la igualdad salarial, el acoso o la violencia de género.

En la capital de Indonesia, el mayor país musulmán del mundo con grandes lagunas en protección de los derechos humanos, miembros de 69 organizaciones protestaron hoy ante el Parlamento y el palacio presidencial para condenar la discriminación, la violencia y la intolerancia contra las mujeres y las minorías.

En el otro extremo del mundo, en Venezuela, una muestra de arte gráfico "sin género" fue la peculiar aportación del país a las conmemoraciones del Día de la Mujer, un colectivo especialmente castigado por la violencia y la pobreza que azotan el país.

La campaña "MeeToo", movimiento global creado en EU en contra del acoso sexual en el cine, sirvió de inspiración a las surcoreanas en las protestas que hoy protagonizaron en Seúl.

Y Camboya pasó hoy por ser el único país del Sudeste Asiático donde el Día de la Mujer está declarado festivo nacional para celebrar actos en contra de los abusos sexuales y la violencia doméstica, consecuencias de la mentalidad machista que prevalece en países como este.

En España, las movilizaciones se iniciaron en la medianoche con caceroladas protagonizadas por mujeres en distintas ciudades del país que se unen bajo el lema "Si nosotras paramos, se para el mundo”. (Con información de las agencias)

Fuente

Album Historico Reynosa

Gana la selección de Tamaulipas

headnew

Volver