Chuchín y la imposible reelección en Matamoros y otros municipios

C R O N I C A S P O L I T I C A S/ Por Alberto Guerra Salazar

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— El periodista Fernando Acuña Piñeiro afiló cuidadosamente la pregunta y luego la disparó contra Américo Villarreal Anaya: “el candidato del PRI presume una amistad personal con el Presidente Enrique Peña Nieto, y el candidato del PAN es hermano del Gobernador del Estado. ¿Cómo se propone derrotarlos en las urnas?

El pre-candidato de MORENA al Senado ni siquiera pestañeó cuando respondió con aplomo y convencimiento: “el poder la tiene la gente, con su voto, y lo ejercerá el domingo 1 de julio, cuando decida lo que es mejor para Tamaulipas”.

Américo y la profesora María Guadalupe Covarrubias Cervantes, de Tampico, conversaron informalmente con algunos periodistas victorenses, la tarde del jueves, sobre la aventura política que emprenderán desde el viernes 30 de marzo, cuando emprendan la campaña de proselitismo en búsqueda de ascender al Senado de la República.

Villarreal Anaya reconoce que lo entusiasma esta primera incursión en la política electoral y bendice y agradece hacerlo mediante el amparo de dos marcas, la familiar, paterna, que moldeó su carácter con valores morales, y las siglas de MORENA, que encarna la esperanza de un México mejor.

Agregó que aceptó la invitación de participar en el proyecto de transformación de las instituciones, porque sabe que el sistema político vigente está agotado, obsoleto, anacrónico y sin capacidad de auto-regeneración.

México está urgido de un cambio, pero de un cambio real que no van a imponer los políticos tradicionales, que se extraviaron en la búsqueda de su permanencia en el gobierno y en la satisfacción de sus intereses personales, de grupos, facciosos.

Citó el caso de la fenomenal riña nacional que protagonizan los candidatos presidenciales del PAN y del PRI, enceguecidos por el afán de destruirse mutuamente, a base de denuncias de actos de corrupción, la característica de ambos partidos.

Para ser un profesionista de la medicina que apenas se distrae de sus consultas, pacientes y bisturíes, Américo mostró estar al día en materia política y económica, pues reprobó con enjundia los 30 años de la vigencia de un modelo neoliberal, que privilegia la macro-economía pero que nunca se reflejó en los bolsillos de las familias.

Llegó el tiempo, dijo el facultativo, de buscar una segunda opinión sobre la mejor manera de resolver los problemas y necesidades de la República, porque la medicina aplicada durante sexenios no hace sino empeorarlos, dijo Américo, usando la jerga terapéutica.

La otra pre-candidata de MORENA al Senado, la profesora Covarrubias Cervantes, tiene más tablas en el oficio, pues pertenece al partido desde 2006, ha sido candidata a diputada federal y tiene experiencia como funcionaria de casilla.

Aclara que harán recorridos por el Estado sin escolta propia u oficial, pues no tienen miedo de incursionar inclusive en zonas peligrosas, como Reynosa y la frontera chica. Reconoce la dama que el problema que afrontan es el de la falta de estructura para hacerse representar en todas las casillas, para impedir que alguien trate de cometer irregularidades.

Pero mostró absoluta confianza de que en los siguientes meses, reclutarán a ciudadanos que acepten ser representantes de MORENA y sus candidatos, en las casillas, para defender el voto.

El licenciado Antonio Leal Doria, presidente del consejo estatal de MORENA, intervino en la conversación para apuntar que ya tienen 51 mil afiliados en Tamaulipas y que en su oportunidad seleccionarán a los representantes de casilla, para capacitarlos y enviarlos bien aleccionados a cumplir su función.

Américo Villarreal hizo el añadido de que cuando acompañó a Andrés Manuel López Obrador en visitas a Ciudad Mier, Ciudad Díaz Ordaz, Camargo, usaba el candidato presidencial una Suburban ordinario, sin blindaje, sin guaruras, sólo un asistente de prensa.

MORENA trae las cosas revueltas en Nuevo Laredo pues les gusta hacerla de emoción, sobre todo si está de por medio Renato Molina. Oscar Alarcón Santos anunció que no renuncia ni declina a su registro como aspirante a candidato a presidente municipal, pero pedirá explicaciones al más alto nivel.

Alarcón está en la incertidumbre por los rumores de que también se inscribieron para el mismo cargo Ramón Garza Barrios y Carlos Cantúrosas Villarreal, pues no tiene modo de preguntarle a nadie, a nivel local.

En Ciudad Victoria, agudos analistas se preguntaban ayer en torno de una mesa de café, por qué quieren reelegirse algunos presidentes municipales, si está demostrado que no pueden cumplir con esa chamba.

Se referían a Oscar Almaraz Smer, Magdalena Peraza Guerra, Jesús de la Garza Diaz del Guante, entre otros. Sus gobiernos han sido caóticos, desastrosos, erráticos, conflictivos y decepcionantes.

Y sin embargo, esos ediles mueren por ligar una segunda gestión administrativa poniendo inclusive en riesgo su salud física y mental, pues el desgaste de estos 17 meses los han marcado notablemente.

Victoria, Tampico y Matamoros parecen estar destinados a la alternancia, pues los candidatos del PRI tienen los números en contra. Chuchín ganó hace dos años con apenas una diferencia de tres mil votos frente a la panista Verónica Salazar Vázquez.

Pero además, Chuchín ganó la elección debido a que el candidato independiente Jesús Roberto Guerra Velasco, obtuvo votos que de otro modo hubieran sido emitidos a favor de Verónica.

La mala noticia para Chuchín, es que Verónica volverá a aparecer este año en la boleta electoral, y que JR Guerra no, de tal manera que la votación de ella y de su compañero de fórmula, Carlos Alberto García González, será lo suficientemente copiosa para echarlos del poder.

Dionicio Flores Perales, muy cercano a la familia Deandar de Reynosa, pagó tributo a la madre tierra. Descanse en paz el amigo Nicho.

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Fuente

Album Historico Reynosa

Gana la selección de Tamaulipas

ban1

Volver