Querían caras nuevas en el PRI, ahí la tienen con Juanes

Tiempo de opinar/ Raúl Hernández Moreno

Me da gusto que el PRI haya decidido que Juan de Dios Juanes Carrizales sea su candidato a la diputación federal.

A sus 33 años, que cumplió la semana pasada, Juanes es un hombre muy centrado, informado, crítico, auto-crítico, apasionado de la CTM y el PRI. A diferencia de otros jóvenes que decidieron desertar del PRI, cuando se perdió la alcaldía por segunda ocasión consecutiva, Juanes decidió quedarse.

Hace unos meses, cuando se empezó a mencionar que quería ser presidente del Comité Municipal del PRI, en una reunión privada con el delegado estatal, Eliseo Castillo, este abiertamente le pregunto si estaba interesado en la dirigencia. Juanes dijo que si le gustaría dirigir al PRI… pero no en ese momento, porque no era su momento. De esa reunión, después surgieron múltiples versiones que han terminado en leyendas urbanas que no vale la pena mencionar.

Juanes participa en el sector juvenil de la CTM y también tiene la cartera de Secretario de Gestión Social en el Comité Municipal del PRI.

Con su postulación, el PRI atiende el viejo reclamo de los jóvenes pidiendo espacios de participación electoral. Querían caras nuevas, pues ahí la tienen con Juanes.

Estamos convencidos de que Juanes sería un muy buen diputado. Sería el gestor que Nuevo Laredo no ha tenido en los últimos dos años. Y es que no basta con plantear proyectos o peticiones ante la autoridad, se necesita que se autoricen y se concreten. Juanes es luchón, es tenaz, pero sobre todo muy bien intencionado, no cedería en sus gestiones. No se daría por vencido tan fácilmente.

Ahora que hay que decir que se sacó la rifa del tigre. La candidatura no es un premio, es más bien una papa caliente. Por eso varios a los que se les ofreció, no aceptaron. El solo hecho de que Juanes haya aceptado, lo confirma como un apasionado del PRI.

El proceso electoral que viene esta complicado, poco le ayuda la marca PRI. El PRI no gana una elección presidencial en Tamaulipas desde el 2000.

En el caso de la senaduría, ganó en el 2000, pero perdió en el 2006 y 2012.

Por lo que respecta a las diputaciones, el PRI perdió tres distritos en el 2000, Reynosa, Tampico y Nuevo Laredo; en el 2003, perdió Reynosa y Tampico; en el 2006, perdió Reynosa, Matamoros, Río Bravo, Tampico y Madero; en el 2009 ganó los ocho distritos; y en el 2012, perdió Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros, Río Bravo, Tampico y Madero; en el 2015 ganó los ocho distritos.

Y ni hablar de las elecciones locales: en el 2016 el PRI perdió la gubernatura, el Congreso y 29 de los 43 municipios.

No tenemos le menor duda de que Juanes le va echar muchas ganas. Va hacer todo lo humanamente posible para ganar, pero para ello va a necesitar el respaldo de los priistas, de los cetemistas, de los ciudadanos, de todos.

El PRI ya tiene su candidato a diputado, habrá que ver a quienes postulan los otros partidos y que traen en el morral para convencer a los ciudadanos de que les den su voto.

La postulación de Juanes, perjudica las aspiraciones de Daniel Peña Treviño. No se le puede dar todo a un sector, la CTM ya tiene la diputación federal, añadirle la alcaldía sería desatender a los otros sectores, organizaciones y grupos.

Si hasta hace unos días era el favorito para la alcaldía, ahora esa posición la ocupa Jesús Valdez Zermeño.

El destape se está alargando. Ahora se habla de que la convocatoria saldrá el 8 de febrero, en tanto que el PAN tiene hasta el 11 de febrero y Morena tendrá sus registros el 31 de enero.

En otro tema, el periódico El Universal acaba de dar a conocer una nueva encuesta en la que Andrés Manuel López Obrador obtuvo 31 puntos; Ricardo Anaya, 23; José Antonio Meade, 16; y Margarita Zavala, 10.

Que López Obrador siga arriba, ya no es novedad.

La única esperanza de los opositores de AMLO es que en México se cumpla lo que ha pasado en Inglaterra, Colombia y Estados Unidos: que las encuestas se equivoquen.

Fuente

Album Historico Reynosa

ban1

Volver