Filadelfia está de fiesta, celebra el triunfo de su equipo Las Aguilas

MINEÁPOLIS. – Mientras los aficionados de las Aguilas apenas empiezan a disfrutar el triunfo de su equipo, La ciudad de Filadelfia celebra la victoria con desfiles y otros eventos que se desarrollan durante hasta muy entrada de la madrugada, casi al amanecer.

El rey cayó y “Philadelphia Eagles”, se lleva la 52 edición del Super Bowl. Derrotaron 41-33 al campeón defensor de la National Football League de Estados Unidos, los Patriots de Nueva Inglaterra, para capturar su primer título del Super Bowl del fútbol americano.

Las Aguilas sacaron de su trono a los Patriots en la final de la Super Bowl por marcador 41-33. Fue el partido de la vida para el novato Nick Foles, el quarterback suplente que encaró una dura final en la que evitaron de cualquier forma la remontada de Tom Brady y compañía.

La victoria de los Eagles, que perdieron el Super Bowl en 1981 y 2005, es el cierre de una sorprendente racha que comenzó cerca del final de la temporada y que muchos creyeron inconcebible cuando el mariscal de campo titular Carson Wentz sufrió una lesión que lo dejó fuera del campeonato en diciembre.

HISTORIA DEL TRIUNFO

Los Eagles, que perdían por un punto cerca del término del último cuarto, se pusieron 38-33 adelante cuando el mariscal de campo Nick Foles envió un pase al ala cerrada Zach Ertz, quien marcó el touchdown lanzándose a la zona de anotación. La jugada fue revisada por los jueces, quienes la ratificaron. Fue uno de los encuentros más reñidos de las últimas ediciones del Super Bowl, Filadelfia obtendría el ansiado campeonato y le rompía la ilusión a los Patriots de convertirse en bicampeones de la NFL.

El campeonato se decidió en los últimos segundos del encuentro que atrajo millones de televidentes a nivel mundial, entre ellos a los mexicanos.

La tercera fue la vencida para Filadelfia que comandados por un mariscal de campo suplente, lograron vencer a una de las más grandes dinastías en la historia de la NFL

Levantaran por primera vez el trofeo Vince Lombardi Doug Pederson, Nick Foles y Derek Barnett, quienes ahora podrían tener su estatua en la ciudad de Filadelfia, al darle a las Águilas su primer triunfo al derrotar a los Patriotas de Nueva Inglaterra, que no pudieron alcanzar a Pittsburgh como los máximos ganadores en la historia de trofeos Vince Lombardi.

Pederson, quien está en su segundo año al frente de las Águilas tomó los riesgos necesarios para derrotar a un equipo que muchos lo creían invencible. Foles demostró ser un probado quarterback para cualquier franquicia de la NFL, y Barnett recuperó un fumble provocado por una captura a Tom Brady de Brandon Graham con 2:16 en el reloj de juego.

Foles, un quarterback que apenas jugó los últimos tres partidos de temporada regular y tres en playoffs contando el Super Bowl, en el que totalizó 373 yardas tras completar 28 de 43 y tres pases de touchdown y una intercepción, además de otra recepción para anotación.

La abrumadora mayoría de seguidores de las Águilas empujaban jugada a jugada a su equipo, pero los Patriotas siempre tenían una respuesta, tal es así que de las 12 series ofensivas de la primera mitad, seis por equipo, Filadelfia fue el único que utilizó a su pateador de despeje.

La inexperiencia de Foles en un partido grande nunca fue un factor, como tal vez sí lo haya sido la experiencia de Brady. Mientras Foles balanceaba a su ofensiva con jugadas por tierra y aire, el pasador de los Patriotas asumía el mando de cada jugada.

Y de las pocas estadísticas en las que Brady aún no domina por completo en los playoffs, al concretar con Gronkowski el segundo pase de anotación entre ambos, igualaron la marca de Joe Montana y Jerry Rice con 12 touchdowns en postemporada.

Además, Brady es el primer quarterback de la historia con dos Super Bowls de más de 400 yardas. Hace un año sumó 466 y ayer 500. En la foto, el rostro de la derrota. (De las agencias)

rb    nconc  col crondia200

Fuente

Album Historico Reynosa

Gana la selección de Tamaulipas

Volver